29/10/2014

Como diría el Delfín: "No puede ser..."



En 1998 la música electrónica en México era fácilmente reducible a "Rhythm of The Night" de Corona y aún a Pollymarch -whatever that means-.

Los más entendidos sabían del "techno" o el "progressive", mientras que los puristas sólo reconocían el "house",  los equivalentes funcionales de los "mireyes" del momento faroleban con el "chillout" o el "ambient". Excepcionalmente se escuchaba el "psychedelic" o del "goa".

De entre todos estos, emergió -con un giro de digeribilidad melodica- el fenómeno de gran masificación que vivimos hasta nuestros días: el "progressive trance" o "trance" a secas. Las disputas y censura sobre el subgénero son inabarcables y es casi imposible poder hacer un balance. En todo caso no es mi interés hacerlo, sino sólo recordar un track representativo de este momento.

1998 es el año en que Paul van Dyk "publicó", el track-icono representativo del mencionado giro: For an angel. Paradójicamente, y a pesar de lo revolucionario que pudo haber sido, en poco tiempo For an angel sonaría en toda "combi" de Coapa que se respete -con todo y luz neón en la parte inferior de la carrocería- o fiesta de quince años, lo que adelantaba en forma de presagio el estado actual de la música electrónica. 


Acá el track:

Pero también dejo la obra maestra de Paul van Dyk:
-En especial minuto 30 en adelante-

 

25/10/2014

De regreso..

Después de una temporada de no publicar y no hacer ciencia en serio... regreso y dejo dos imprescindibles de este blog...