3/4/2014

Theory

"The practice of social science is becoming aware that theory is its precondition"

Burawoy

30/3/2014

Tribulaciones de la ciencia mexicana contemporanea

Quienes gustamos de pensar la "infraestructura del discurso sociológico" mexicano, frecuentemente lo hacemos intentando hallar las profundas estructuras epistémicas que hacen posible o no a la ciencia; la dirección de nuestras sesudas cavilaciones en pocas ocasiones toma en cuenta las "bajas" motivaciones implícitas en la burda esfera de la vida material -F. Braudel-. Creo que esto es un error.

En estos momentos, en las organizaciones burocráticas de la ciencia social mexicana realmente existente se está llevando a cabo una negociación importante: desde hace un par de meses el Conacyt, el órgano burocrático que organiza y coordina la política del gobierno en materia de ciencia y tecnología, ha convocado a los jóvenes científicos mexicanos (cualquier parecido con otras becas para jóvenes______ no es fortuita coincidencia) para a ocupar una plaza como catedrático investigador en instituciones educativas a lo largo del territorio nacional. Si Manuel Gil tiene razón en lo que dice, las convocatoria implica un momento más en la transformación del mercado de trabajo y por lo tanto en el mercado de los capitales científicos -diría San Bourdieu- en el que los jóvenes investigadores entrarán jugando las reglas del capitalismo contemporáneo: el Estado mexicano ha flexibilizado para "el capital"  el trabajo de los nuevos científicos y los ha subcontratado.

Ahora bien, mi intención no es llevar demasiado lejos las implicaciones morales de esta flexivilización del mercado de trabajo científico mexicano. Si no llamar la atención sobre un proceso de larga duración -de nuevo Braudel-, que lleva estructurando la manera como se practica la ciencia en México por más de treinta años y en particular sus concecuencias para el estrato conceptual sobre el que se desarrolla la ciencia mexicana.

Éstas nuevas ofertas de empleo, al igual que antes el Sistema Nacional de Investigadores y un sin fin de "políticas públicas" más llevan el sello de lo que en ocasiones se denomina como la liberalización del Estado, o mejor conocido como neoliberalismo, y llevan poco más de treinta años dejando sentir su impacto en la sociedad mexicana sin excluir a nadie de sus efectos, mucho menos a los científicos mexicanos. De hecho, se podría decir que al igual que los "artistas" (sic) mexicanos, el destino y la vida de las comunidades científicas mexicanas están estrechamente e implacablemente ligadas a las  transformaciones del Estado mexicano, aunque se sientan científicos -post grandes problemas nacionales.

El impacto de las transformaciones recientes en la política estatal relacionada con la ciencia va mucho más allá de lo meramente económico, o mejor dicho, los cambios en la estructura económica de la ciencia están profundamente imbricados con la manera como se hace ciencia en México y ha constituido no sólo el marco burocrático y sus respectivas pautas institucionales,  sino  también los variantes del ethos científico que cada una de las comunidades científicas tienen.

Llevar la discusión a este nivel -el del ethos- implica plantear el problema sobre los esquemas clasificatorios o conceptuales que orientan las preocupaciones intelectuales de los científicos mexicanos. Estos esquemas, y sus preocupaciones temáticas derivadas,  están en constante tensión con los intereses de la política de estado y su utilidad para el beneficio de la sociedad (sic), baste citar las famosas "Líneas Generales de Aplicación del Conocimiento (LGAC)" que todo versado en la burocracia científica mexicana conoce muy bien.

En fin, el Conacyt está dando un paso más en la línea fijada desde hace algunas décadas, los cambios quizá no los veamos ahora pero se harán patentes en algunos años,  ¿cuáles son?, los desconozco, hay que investigarlos y rastrearlos empíricamente, de igual forma que la características estructurales de las formas sociales que sustenta la ciencia mexicana y que aquí sólo se plantean a título de modelos hipotéticos.

¿Cuáles son los resultados temáticos de esta ciencia flexibilizada? ¿Cuáles han sido los resultados de la implantación del modelo neoliberal en la política científica mexicana? Son preguntas interesantes para una sociología de la ciencia con la que desvariamos en ocasiones.

Por el momento, como he mencionado al comienzo de esta entrada, sólo se pueden escuchar los murmullos de la negociación entre los académicos y el gobierno en los pasillos de las instituciones académicas mexicanas... murmullos que en la discusión de los términos materiales -montos, salarios, obligaciones, derechos, espacios- conllevan a la transformación de la manera como se hace ciencia en México.



Agradezco a Vale, y al CINEOC por ser interlocutores constantes de estas preocupaciones, saben que sólo gracias a que hemos podido establecer las condiciones de intersubjetividad necesarias es que son posibles estos "productos", como se dice en la jerga burocrática de nuestros tiempos. 
 

29/3/2014

...not by being right but by being wrong and obsessing about it.



"Analytical theory enables us to see and thus comprehend the world, but that does not imply automatic confirmation. To the contrary, the world has an obduracy of its own, continually challenging the causal claims and predictions we make as social scientists on the basis of our theories. That is how we develop science, not by being right but by being wrong and obsessing about it."

Michael Burawoy